La revolución de las placas isostáticas

Mejorar la calidad final de los productos cerámicos es uno de los grandes objetivos de Molde Azul y con ese objetivo se ha incorporado al catálogo de la empresa placas isostáticas, la última revolución en el sector cerámico. Estas placas incorporan un sistema de retención de aceite que previene las diferencias de compactación entre punzones y logran, por tanto, la uniformidad de prensado en los diferente alveolos.

La calidad del producto final no es el único beneficio que aportan estas placas, ya que todo el proceso de producción se ve afectado por la introducción de esta tecnología: cada punzón isostático se magnetiza y se desmagnetiza individualmente, por lo que sustituir uno de los punzones es mucho más sencillo. Acortar los tiempos de parada de la máquina es precisamente una de las funcionalidades más importantes de estas placas.

Estas placas permiten también un incremento en las posibilidades de diseño que Molde Azul ofrece a sus clientes, ya que los moldes que emplean sistemas isostáticos pueden producir azulejos con relieves especialmente pronunciados, una de las tendencias en decoración cerámica en los últimos años.

Con la introducción de estos nuevos productos, Molde Azul pretende contribuir a la mejora de la eficiencia y la productividad de las empresas del sector cerámico, ya que se ven beneficiados tanto el producto final como las diferentes etapas del proceso de producción, con más tiempo hábil dedicado a la fabricación y menos a sustitución y reparaciones.

By | 2017-06-12T15:44:48+00:00 agosto 3rd, 2016|Sin categoría|0 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies